jueves, 15 de julio de 2010

PostHeaderIcon Biotecnología, un campo para jugar en primera

El uso de técnicas de ADN recombinante está revolucionando las industrias farmacéutica, química y alimenticia, entre otras. La disponibilidad de investigadores y profesionales altamente capacitados permitió el surgimiento, en la Argentina, de numerosas pymes y start ups cuyos desarrollos -desde vacunas a nuevas variedades de cultivos- son tan innovadores como su modelo de negocios. Aquí, el panorama de un sector cuyo principal insumo es el conocimiento y donde las pequeñas empresas generan gran valor.

Hacia 2015, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) estima que la mitad de la producción global de cultivos provendrá de variedades genéticamente modificadas mediante la Biotecnología. Para 2030, los productos biotecnológicos constituirán casi el 3% del PIB de los países miembros (sin incluir los biocombustibles) y abarcarán el 35% de la producción primaria y el 80% de la fabricación de medicamentos e insumos para diagnósticos. En los países emergentes como China, India, Brasil y la Argentina, esta incidencia será aún mayor. Es que el uso de la biotecnología (esto es, la manipulación de organismos vivos o partes de ellos como las moléculas para producir bienes o servicios) se aplica en casi todos los sectores industriales: desde la alimentación hasta la fabricación de bioplásticos y productos químicos.

Esta disciplina se utiliza desde hace miles de años en la elaboración de vinos, pan, yogur y otros alimentos. Pero, en su versión moderna trabaja a nivel molecular, utilizando técnicas de ADN recombinante. De este modo, se obtienen alimentos, medicamentos y todo tipo de biomateriales mediante la manipulación de su información genética. No requiere grandes instalaciones (una vaca, una llama, una planta o un conjunto de bacterias funcionan como “biorreactor”), pero sí mucho know how y materia gris.

La Argentina tiene un gran potencial en este campo, y de hecho existen en el país desarrollos biotecnológicos de clase mundial, como la creación del primer Tambo Farmacéutico por parte de la compañía local Biosidus, por citar un caso. El proyecto comenzó con la clonación de un ejemplar bovino de raza jersey, la vaca Pampa, en 2002, de la que se obtuvieron terneros genéticamente modificados a fin de que produzcan en su leche la hormona de crecimiento humano para el tratamiento de trastornos del crecimiento. Actualmente, esta compañía de capitales nacionales está trabajando en el desarrollo de otros fármacos como la insulina para el tratamiento de la diabetes y anticuerpos monoclonales para combatir algunos tipos de cáncer.

Sector estratégico

La biotecnología fue definida como uno de los sectores estratégicos a desarrollar en el país, y de hecho la presidenta Cristina Fernández anunció en su reciente visita a China, que se incrementarán las ventas de productos y servicios biotecnológicos hacia el gigante asiático. Para promover las exportaciones argentinas en este rubro, desde el ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva se apoyó este año la participación de empresas líderes y start ups en la Convención Internacional Bio. El evento global dedicado a los avances científicos y las reuniones de negocios se realizó en mayo en la ciudad de Chicago y estuvieron presentes varias firmas locales como Biosidus, Berken IP, Beta, Bioceres, Indear, Gemabiotech, Biogénesis-Bagó y Tecnoplant.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Search

Cargando...

About Me

Seguidores

Con la tecnología de Blogger.